fbpx

¿Cómo optimizar el sistema de turnos de trabajo?

¿Cómo optimizar el sistema de turnos de trabajo?

Muchas empresas ahora implementan sistemas de turnos para garantizar operaciones empresariales continuas e ininterrumpidas. La programación es una de las tareas de recursos humanos más complejas debido a los muchos factores involucrados en la programación.

Cada empresa puede elegir su metodología preferida, pero es importante respetar la ley y el bienestar de los empleados para conseguir los mejores resultados. Además, utilizar herramientas que le ayuden a planificar y gestionar diferentes tipos de turnos es fundamental para ahorrar tiempo, aumentar la productividad y evitar malentendidos.

¿Qué se entiende por turnos de trabajo?

El trabajo por turnos es un método de organización de un horario de trabajo que establece días laborales fijos y variables según un mismo patrón. El trabajo por turnos permite a las empresas mantener una producción constante, lo cual es importante en determinadas industrias. También proporciona flexibilidad, previene la monotonía y promueve la igualdad.

Sin embargo, el desarrollo de un sistema de turnos dependerá del turno (mañana, tarde, noche), del número de empleados o del tipo de contrato (a tiempo parcial, temporal, vacacional, etc.). Por otro lado, un trabajo por turnos deficiente es una grave amenaza para la productividad de una empresa y puede provocar agotamiento de los empleados e incluso problemas de salud. Por lo tanto, para crear un sistema de trabajo por turnos eficiente y productivo, se deben considerar todos los factores relevantes.

Tipos de turnos de trabajo

Turnos fijos

En primer lugar, diferenciaremos entre fijos y rotativos. Los turnos fijos implican que los trabajadores siempre trabajan en el mismo turno.

Por el contrario, los turnos flexibles significan que los trabajadores pueden cambiar de turno durante varios días o semanas. Siguiendo con el ejemplo anterior, un empleado podría trabajar por la mañana una semana y por la tarde la siguiente. Los cambios pueden ser semanales, quincenales o mensuales.

Aquí debemos notificar al personal antes de realizar cambios. Todos deberían hacer lo mismo, independientemente de la distribución de movimientos.

Turnos rotativos

  • Turno continuo: hay tres turnos (mañana, tarde y noche) durante los 365 días del año. De este modo, la actividad productiva queda cubierta totalmente 24/7.
  • Turno semi-continuo: se mantienen los tres turnos diarios (mañana, tarde y noche). Sin embargo, a diferencia del continuo sí que hay un día de descanso, donde se interrumpe la actividad.
  • Turno discontinuo: la actividad productiva se limita a turnos de mañana y tarde. Así, no hay turno de noche y los fines de semana también acostumbra a detenerse la producción.

A la hora de realizar un cuadrante de turnos y gestionarlos, ya sean dobles (mañana y tarde) o triples (mañana, tarde y noche), es fundamental tener en cuenta el marco legal.

En él se especificarán los descansos necesarios entre turno y turno. También si se produce la rotación natural (mañana-tarde-noche) o inversa.

¿Te has descargado ya la Guía completa de RRHH 2023? Te damos las claves para una buena salud laboral en tu empresa.

¿Cómo gestionar los tipos de turnos?

Las 3 claves a la hora de gestionar los turnos de trabajo:

  • Trabajadores necesarios: es posible que el turno nocturno requiera menos manos de obra que el de mañana o tarde. Cada turno contará con el personal necesario.
  • Disponibilidad del equipo: tendremos en cuenta ausencias o vacaciones. Así, evitamos que se produzcan solapamientos o errores. También los requisitos legales.
  • Restricciones: en función del convenio, puede haber alguna restricción. También trabajadores que prefieran un turno determinado, que no puedan ocupar alguno por contrato… Todo ello hay que tenerlo en cuenta.

¿Qué marca la legislación sobre los turnos de trabajo en España?

Analizaremos las principales leyes españolas sobre los días especiales de trabajo previstos en el artículo 36.3 del Código de los Trabajadores y el artículo 19 del Real Decreto 1561/1995, de 21 de septiembre.

  • El trabajo por turnos se define como el trabajo realizado por un grupo diverso de empleados regulares, donde cada empleado realiza su propia jornada laboral, por un total de 16 a 24 horas por día.
  • Debe haber un mínimo de 12 horas de descanso entre días, pero hay algunas excepciones donde este tiempo se reduce a 7 horas.
  • Si la jornada laboral supera las 6 horas, los empleados deberán realizar descansos de al menos 15 minutos. Durante este periodo, el empleado será despedido de la dirección de la empresa e incluso podrá abandonar el puesto de trabajo.
  • Los empleados no podrán trabajar en turnos nocturnos durante más de dos semanas consecutivas, a menos que lo solicite el empleado. Trabajo nocturno significa trabajar el 30% de la jornada laboral entre las 22:00 horas y las 6:00 horas.
  • Los horarios de turnos y cambios deben notificarse con al menos 5 días de antelación.
  • Como norma general, conviene tomarse al menos un día y medio de descanso a la semana. En algunos casos, puedes pasar uno o dos días sin descansar hasta por cuatro semanas.

Leave your Comment

Sobre nosotros

TAM-RH nació apra dar solución a la gestión completa de Recursos Humanos, y mucho más. Desde TAM queremos que cualquier empresa pueda hacer feliz a sus empleados.

banner blog tam-rh
× ¿Cómo puedo ayudarte?